Ventajas de cambiar las bombillas convencionales de tu casa por LEDs

El ahorro de energía (y por, tanto de dinero), el cuidado por el medio ambiente y el bajo mantenimiento son algunas de las características más importantes de las luces LED frente a la iluminación tradicional. Es interesante destacar cómo nos facilitan la vida este tipo de tecnologías en casa y por qué cada vez hay más personas que se están animando a sustituir sus antiguas bombillas por esta nueva iluminación.

Por qué elegir las LED

El precio de la electricidad y la necesitad de preservar la energía para gozar de un planeta más saludable han hecho que la gente se conciencie en reemplazar sus bombillas tradicionales por las LED, poniendo su granito de arena en estos grandes objetivos. Veamos las principales ventajas que nos pueden reportar utilizar la tecnología LED en nuestras casas.

Duran más que las bombillas tradicionales

La duración de las LED suele ser el beneficio más destacado por quienes las usan, su vida útil pueden exceder las 100.000 horas, es decir, 11 años de iluminación continua o 22 años “a medio gas”. Si dejas el dispositivo LED encendido 8 horas al día, necesitarías alrededor de 20 años para volver a reemplazarlo.

Además, esta tecnología funciona de forma diferente a la iluminación estándar: no se queman y sus diodos emiten niveles de energía más bajo durante mucho más tiempo, por lo que se vuelven menos brillantes.

Ahorras en la factura de la luz

Otra de las grandes ventajas de la luz led es que consumen entre un 80 y un 90% menos de energía en comparación con las bombillas tradicionales. Esto significa que vas a pagar mucho menos en tu factura de electricidad sin tener que renunciar a la iluminación que necesites.

Las bombillas incandescentes tradicionales funcionan solo con un 20% de eficiencia energética, esto quiere decir que el 80% restante se pierde en forma de calor, algo que no necesitan los LED porque funcionan con temperaturas muy bajas.

Cuidas el medio ambiente

La iluminación LED es mucho más ecológica que la tradicional porque está libre de químicos tóxicos. La mayoría de las bombillas fluorescentes convencionales contienen gran cantidad de materiales como el mercurio, que es muy peligroso para el medio ambiente. Las LED son 100% reciclables y te ayudarán a reducir hasta un tercio tu huella de carbono. Para que te hagas una idea: por cada bombilla LED que se crea se producen 25 incandescentes.

Diseño y flexibilidad

Los LED pueden combinarse de cualquier manera para producir una iluminación altamente eficiente. Por ejemplo, los individuales se pueden atenuar, lo que provoca un control dinámico de la luz, el color y la distribución. Los sistemas bien diseñados pueden conseguir fantásticos efectos dentro de una estancia, y no solo para la vista sino para influir en el estado de ánimo y la mente.

Sirven para entornos fríos

A diferencia de la iluminación tradicional, los LED pueden ser usados en lugares de nuestra casa que no se podían iluminar con bombillas normales sin que nos dieran problemas de funcionamiento, como son las terrazas o las neveras de congelación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *