Datos curiosos sobre las casas de apuestas

Que las casas de apuestas están en auge no es un secreto para nadie, y es que a día de hoy pocas son las personas que no tienen una cuenta en alguna de estas casas, o han realizado una apuesta deportiva o de cualquier otro tipo de algún momento de su vida.

Están en auge y parece que esto sólo va a ir a más, pero hoy no nos vamos a centrar en hablar de qué perfil tienen los jugadores más habituales, ya que hay todo tipo de perfiles diferentes, sino que nos vamos a centrar en mostrarte algunos de los datos más curiosos sobre las casas de apuestas. ¿Te gusta la idea? Pues presta atención y toma nota, esto te interesa y mucho.

El mundo acabaría en el año 2000

Sin duda alguna una de las apuestas más famosas que se han realizado nunca en una casa de apuestas la hizo Matthew Dumbrell, y en cuanto te la contemos entenderás porqué. Y es que este joven estadounidense, nada más darse de alta en una casa de apuestas, no se le ocurrió otra cosa que apostar a que el día 1 de enero del año 2000 se acabaría el mundo. Sí, como lo oyes.

La casa de apuestas, obviamente, decidió validar esta apuesta, ya que obviamente iba a fallar, y si por alguna remota razón acertase, evidentemente no tendrían que pagar, ya que se habría apagado al mundo.

Pero aunque pueda parecer que no sirvió para nada, lo cierto es que consiguió obtener el récord de la apuesta con la cuota más alta registrada de toda la historia: un millón de euros.

La llegada del hombre a la luna

El mundo de las apuestas es muy remoto, y si en el año 2000 Matthew Dumbrell apostó a que se acabaría el mundo, en el año 1964 David Threlfall decidió entrar a una administración de William Hill, y realizar una apuesta del todo curiosa en aquel momento.

Sí, y es que decidió apostar que el hombre llegaría a la luna antes de que pasasen siete años. Desde William Hill, tras estudiar a fondo esta propuesta, decidió aceptarla, ofreciéndola una cuota de 100 libras por cada una apostada.

David Threlfall finalmente apostó 100 libras, y como todos sabéis, tan sólo 5 años más tarde, en 1969, el hombre consiguió llegar a la luna, lo que le permitió ganar nada más y nada menos que 10.000 libras.

Pero atención porque la historia no termina aquí, ya que evidentemente creerás que tuvo mucha suerte, pero lo cierto es que no tanto, ya que con las 10000 libras ganadas se compró un deportivo, con el que años después fallecería tras sufrir un grave accidente.

¿Qué te han parecido estos datos curiosos sobre las apuestas? Seguro que nunca antes lo hubieras imaginado. Ya lo sabes, si se te ocurre alguna apuesta de este tipo, ¡hazla! ¿Quién sabe si podrías acertarla?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *