Aspectos básicos al renovar la mampara de baño

Muchas veces no se le da a la estancia del baño la importancia que merece y eso es un tremendo error, pues al final es el lugar en el que uno se puede relajar tras un largo día de trabajo. Por ello, se debe trabajar a fondo en la decoración para, así, conseguir ese bonito baño que sirva como el punto y final para tu hogar.

¿Es necesario hacer reformas en mi baño?

Cuando te dispones a cambiar el aspecto de tu baño no necesariamente tienes que hacer grandes reformas, basta con cambiar unos pequeños detalles que harán de la estancia un lugar mucho más acogedor. Por ejemplo, se puede conseguir un aspecto totalmente nuevo cambiando la clásica y nada decorativa cortina de la bañera o ducha por una mampara, consiguiendo aumentar de manera instantánea la sensación de amplitud y también de luminosidad.

Si te decides por cambiar la mampara puedes echarle un vistazo a las mamparas Profiltek y saber que existen dos tipos, las mamparas de cristal que son anti-rotura y que puedes encontrar en distintos acabados como traslúcidas, transparentes o decoradas con grabados. Por otro lado, están las mamparas acrílicas que son algo más económicas. En éstas las manchas del agua no se notarán tanto y es muy importante hacerse con una que tenga los perfiles tratados para evitar la corrosión.

¿Cómo cambiar la mampara?

Lo primero que hay que hacer para cambiar la mampara de tu baño es marcar el lugar por el que taladrarás para posicionar los perfiles. Tras taladrar, se deben introducir los tacos de nylon y atornillar. Ten en cuenta que para taladrar sobre una superficie de azulejos debes tener especial cuidado, ya que son muy frágiles y podrían romperse. Para evitar esto, es una buena idea poner un trozo de cinta aislante o esparadrapo en la zona a taladrar para que no se agriete y mantener siempre la herramienta recta sin ejercer demasiada presión.

Cuando tengas todos los perfiles ya situados puedes colocar la puerta. Para este proceso, tendrás que poner las hojas en la ubicación que los perfiles tienen para ello, atornillar y comprobar que funcione correctamente, es decir, que abra y cierre bien. Para finalizar ya solo queda añadir los detalles, como por ejemplo, las escobillas inferiores. Este proceso es muy sencillo porque solo se debe deslizar el carril interno de la escobillas por la hoja de cristal y cortar lo que sobre.

Tan solo queda poner los tapones que llevan los perfiles laterales en el extremo superior y los embellecedores de los tornillos. Es importante que no te olvides de poner silicona apropiada para baños a lo largo de la unión de los dos perfiles con la pared.

Instalar una mampara en tu baño será una inversión de la que no te arrepentirás en un futuro porque es mucho más higiénico que las cortinas y evitarás problemas con la humedad y la salida del agua. Además ahora al comprar una mampara ya vienen todos los materiales necesarios para su instalación y con unas cuentas herramientas básicas más no te será difícil hacerlo tu mismo. ¿Te animas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *