anillos oro

Cajas de seguridad en bancos, guarda tus joyas a buen recaudo

Es cierto que hay joyas que tienen un gran valor económico, pero también es verdad que algunas de ellas no pueden pagarse con dinero. En ocasiones, es necesario incluso incluirlas en el seguro del hogar para protegerlas, pero si pasara algo en tu casa ¿de verdad crees que todas tus pertenencias pueden pagarse sin más? Seguro que estarás pensando en alguna pieza especial que guardas con más recelo por lo mucho que esta supone para ti: unos pendientes de tu abuela, tu primer collar o la medallita de cuando naciste.

¿Cómo puedo proteger mis joyas insustituibles?

Probablemente, proteger esas joyas especiales sea importante para ti porque no todos los anillos de oro son iguales. ¿Cómo puedes garantizar que tus joyas más preciadas estarán a salvo de cualquier contratiempo? Fácil, guardándolas en una caja de seguridad de un banco. Un espacio para ti totalmente confidencial y protegido, por lo tanto, perfecto para tus objetos más especiales, ya sean anillos, pendientes, gargantillas, camafeos, collares o pulseras.

Podrás depositar a buen recaudo tus pertenencias más queridas o exclusivas, con total privacidad y sin necesidad de declarar el contenido. Pero si lo deseas, podrás autorizar a una segunda persona para que también él o ella pueda acceder al contenido.

¿Qué hay de los detalles?

No pienses que alquilar una caja de seguridad es algo prohibitivo porque nada más lejos de la realidad. Puedes comparar precios en distintas entidades si lo deseas, pero la cuota general más habitual oscila entre los 100 y los 700 € anuales, dependiendo en gran medida de sus dimensiones. Lo que significa que casi cualquier persona puede permitirse el disponer de una.

El inconveniente principal es que no todas las entidades disponen de cajas de seguridad en alquiler, así que deberás informarte. También es posible que si te decantas por un banco con el que nunca has trabajado, te pida algún tipo de documentación para cerciorarse de que no vas a blanquear capital o algo similar.

En los contratos de alquiler se especificará el tipo de objetos (papeles, joyas, documentos) que se quiere guardar. Por lo demás, lo que deposites en ese receptáculo quedará entre él y tú, con la ventaja de que podrás tenerlo a tu disposición (sacarlo, cambiarlo, verlo o ampliar el contenido) siempre que quieras. Eso sí, tendrá que ser en el horario de apertura al público del banco que hayas escogido.

Si te estás preguntando por las restricciones respecto a los bienes que puedes guardar, sí que las hay. No podrás guardar ni dinero en efectivo, ni productos perecederos, ni armas, ni explosivos. Fácil de recordar ¿verdad?

Bromas a parte, no habrá ningún otro lugar en el que tus joyas puedan estar más seguras, ya sea tu colección privada completa o solo las piezas que más valor tengan para ti. Podrás ausentarte de tu domicilio o salir de vacaciones con total tranquilidad, tampoco sufrirán tu cambio de vivienda ni tienes por qué alarmarte si dejas a alguien ajeno solo en tu casa. Soluciones y servicios que, sin duda, hacen tu vida más fácil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *